Uso de cookies. En Seipasa utilizamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies. Aceptar

Logo Seipasa

Un nuevo marco regulatorio ¿Oportunidad para el sector?

24 de Febrero de 2015

La regulación de los Medios de Defensa Fitosanitaria, una factura pendiente desde hace tiempo en el sector, ha visto la luz. La progresiva inclusión como MDF de diversidad de referencias sin exigencias de criterios de calidad y trazabilidad había convertido esta calificación en fuente de desconfianza para los productores agrícolas españoles. La entrada en vigor del Real Decreto 951/2014 que regula su comercialización pone fin a esta falta de claridad en el marco nacional normativo. La parte negativa, la reducción de las opciones para los agricultores, que veían en estos productos una alternativa al uso de pesticidas químicos, cada vez más limitados en Europa. SEIPASA, referente en la fabricación de insumos agrícolas con garantía ‘Residuos Cero’, pone a disposición de productores y distribuidores asesoramiento técnico especializado ante este nuevo marco normativo.


Cerca de 900 productos acaban de ser clasificados como no aptos para su comercialización tras la derogación de la Orden APA /1470/2007 relativa a Otros Medios de Defensa Fitosanitaria (OMDF), que aglutinaba referencias no consideradas como fitosanitarios ni fertilizantes–bioestimulantes, fitofortificantes, OCB, trampas de feromonas…-y que ha sido sustituida por el Real Decreto 951/2014 de 14 de noviembre.

La nueva normativa, que pretende armonizar la legislación nacional a las normas comunitarias en esta materia, considera que son MDF exclusivamente los Organismos de Control Biológico (OCB), las trampas y otros medios o dispositivos de monitoreo que no estén directamente vinculados con el control de plagas.

Hasta la aprobación de este Real Decreto, la entrada en el mercado de productos MDF sólo requería una comunicación al Ministerio de Agricultura, Alimentación y MedioAmbiente (MAGRAMA). Esto conllevaba una progresiva introducción de insumos que se alejaban de la esencia original de los Medios de Defensa Fitosanitaria y cuya eficacia era puesta en duda ante la falta de rigor en los requerimientos.

Diversas asociaciones del sector han protagonizado en los últimos años un debate interno, junto con el Ministerio de Agricultura, sobre los criterios que deberían prevalecer para garantizar la máxima calidad y eficacia de estos productos, cada vez más utilizados en Europa por agricultores que buscan producir alimentos sin residuos.

Tanto colectivos como Administración buscaban una clarificación de la definición de lo que se puede considerar Medios de Defensa Fitosanitaria, así como reforzar la confianza del agricultor. Empresas serias y profesionales como SEIPASA han hecho constar durante todo el proceso la necesidad de una normativa rigurosa acorde con una agricultura moderna y segura, dirigida hacia el uso sostenible de fitosanitarios. En esta línea, la empresa abogaba por el establecimiento de criterios profesionales para el registro de estos productos, que incluyeran ensayos de eficacia, toxicología y análisis y evaluación del formulado.

Finalmente, con el RD 951/2014 se han aprobado unos requisitos concretos, mucho más exigentes que los establecidos hasta el momento, pero que se centran en aquellos productos que han sido delimitados en el ámbito de los MDF, quedando el resto fuera de regulación.


Moratoria para una progresiva retirada

Los Medios de Defensa Fitosanitaria que dejan de serlo al quedar excluidos del ámbito de aplicación del nuevo Real Decreto cuentan con una moratoria para su progresiva retirada.

Según el Gobierno, la nueva normativa supone una “apuesta decidida” por parte del Ministerio de Agricultura “de introducir criterios de sostenibilidad en las producciones agrícolas” siguiendo la premisa de que “una producción agrícola sostenible en el tiempo permitirá afianzar la posición en los mercados europeos e internacionales, al mismo tiempo que ofrecer productos agrícolas de mayor calidad y más seguros para los consumidores”.


SEIPASA , adaptada al nuevo marco regulatorio

Precisamente en esta línea trabaja SEIPASA, para quien la regulación de los MDF es una oportunidad de proyectar un mercado seguro y transparente; un mercado en el que los agricultores encuentren las soluciones que demandan con calidad garantizada. Los tratamientos de SEIPASA siguen tal premisa, estando ya adaptados para ir de la mano de este nuevo camino normativo en consonancia con el espíritu sostenible.

Es por ello que esta empresa, referente en la fabricación de insumos con garantía R-free, pone a disposición de productores y distribuidores la profesionalidad de todo su equipo técnico, así como una extensa gama de productos naturales: biopesticidas con las mismas garantías de trazabilidad y registros que los insumos químicos, efectivos bioestimulantes y nutrientes, así como una selecta muestra de materias dirigidas al manejo de enfermedades y plagas concretas.

Opciones eficaces libres de residuos


Clasificados bajo cuatro líneas diferentes, los productos SEIPASA son fruto de un constante trabajo de investigación dirigido a lograr tratamientos de alta eficacia para la protección y mejora de la salud de los cultivos y la obtención de cosechas de mayor calidad con bajos o nulos niveles de residuos.

Por un lado, ofrece pesticidas naturales que suponen una clara alternativa o complemento al uso de fitosanitarios de síntesis dado su bajo perfil toxicológico, reducidos o nulos plazos de seguridad y compatibilidad con otras medidas de control. Entre ellos destaca Piretrina 4% Seipasa, especializada en la erradicación de plagas de pulgones, mosca blanca, orugas, trips, cicadelas, cochinillas, dípteros, escarabajos y ácaros en cultivos hortícolas y ornamentales. Por su parte, Ferramol es el perfecto cebo antilimacos, siendo altamente resistente a la lluvia y eficaz incluso a bajas temperaturas.

Asimismo, SEIPASA ha logrado crear complejos formulados a base de extractos botánicos y productos naturales que demuestran potencial para controlar plagas y enfermedades y que, en general, están agrupados en la categoría de sustancias básicas, descritas en el Reglamento 1107/2009/CE.

Una gran variedad de bioestimulantes y fertilizantes especiales completan un catálogo de tratamientos con los que el agricultor tiene la garantía de superar las condiciones de estrés de sus cultivos, reforzar el metabolismo de las plantas y, en consecuencia, lograr un aumento de producción y una mayor calidad.

Entre los bioestimulantes SEIPASA se encuentran referencias como Seiland, un eficaz protector radicular que fortalece el sistema defensivo vegetal y mejora el rendimiento de hortícolas y leñosos, o Kynetic, basado en la acción de intermediarios fisiológicos y aminoácidos de origen vegetal que actúa también como protector de las plantas frente a condiciones de estrés y como excelente sinergista junto con herbicidas y abonos foliares.

Los fertilizantes especiales, más allá de aportar nutrientes a la planta, ejercen, según al cultivo y circunstancia a la que vayan dirigidos, soluciones mucho más elaboradas. Buscando esta especialización, SEIPASA cuenta con una línea (SEIPAFOL) destinada a suplir la demanda de micronutrientes que por algún motivo excede a la capacidad de absorción del rizoma de la planta, y una segunda (TERRASEI), que combina las ventajas de la nutrición orgánica con los altos rendimientos de la nutrición mineral.

Choose your region / Trabaja con nosotros /

Copyright 2015 Seipasa, s.a. All rights reserved. / RSS / Mapa web / Aviso legal / Política de privacidad / Cookies