Tecnología Natural

Todas las novedades sobre soluciones y tratamientos naturales para la agricultura están en el blog de Seipasa

Olivar superintensivo: del abonado del pasado hacia la bioestimulación del futuro


Olivar superintensivo: claves para una correcta bioestimulación

España produce tres cuartas partes del aceite de oliva de la Unión Europea y más de la mitad a nivel mundial. Según las previsiones del Consejo Oleícola Internacional (COI), la producción de los países miembros de este organismo para la campaña 2018/19 superará los 2.200.000t (+1.1%). España, con 1.550.000t, se sitúa al frente de este ranking de países productores con un incremento del 23,4% respecto a la campaña anterior. Las cifras de España son significativas en un escenario en el que el resto de los países europeos acusan un descenso significativo en sus cifras de producción.

La tradición y experiencia acumuladas por la agricultura española en este cultivo están ampliamente extendidas, con Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía como regiones con mayor número de olivos, según los datos de la Agencia de Información y Control AlimentariosSolo Andalucía concentra más del 60% de las hectáreas dedicadas al olivar a nivel nacional, con Jaén y la cuenca alta del Guadalquivir como zonas productoras más destacadas. 

Buena parte de esta realidad no se entiende sin el auge experimentado en las últimas décadas por el cultivo del olivar superintensivo. Los avances tecnológicos, la mejora de la mecanización pero, sobre todo, la búsqueda de mayores niveles de rentabilidad para los productores explican el tránsito progresivo hacia sistemas de producción en superintensivo que se ha registrado en España desde los años 90. De hecho, según datos de Agromillora, empresa especializada en la producción y comercialización de frutales y plantas de olivo, el olivar superintensivo cuadruplica los beneficios del sistema tradicional. En cifras redondas, una plantación de olivar en seto puede alcanzar una rentabilidad de 2.400 kilogramos de aceite por hectárea recolectada frente a los 530 kilogramos de aceite por hectárea en cultivo tradicional. 

Hablamos de plantaciones totalmente mecanizadas en todas sus fases, con altas densidades de plantación y bajos costes laborales de mano de obra. El cultivo de olivar superintensivo obliga a una rápida entrada en producción, lo que somete a los árboles a una exigencia máxima durante todo el ciclo de vida. En este escenario, es recomendable la aplicación de tratamientos que ayuden a la planta a superar los elevados niveles de estrés por los que atraviesa.

Seiland es un bioestimulante desarrollado por Seipasa para activar los procesos biológicos del suelo y conseguir un mayor desarrollo del sistema radicular. Seiland está diseñado para ayudar a la planta a superar situaciones de estrés, generar nuevos tejidos radiculares y explorar mayor superficie del suelo para conseguir los nutrientes necesarios.

Seiland en olivar superintensivo

La aplicación de Seiland en el cultivo de olivar superintensivo también contribuye a mejorar los niveles calidad del aceite. Los resultados del último ensayo realizado por Seipasa en la provincia de Córdoba analizan la acidez y los polifenoles totales, dos variables clave a la hora de definir la calidad del fruto en cosecha. El ensayo se ha realizado en plantaciones de la variedad Arberquina, una de las más extendidas para olivar superintensivo en España, con una edad media de 6 años. 

 

Gráfico 1.- Calidad del fruto en cosecha: acidez.

 

Tal como se observa en el gráfico 1, la aplicación de Seiland en las parcelas tratadas redujo significativamente la acidez del fruto en un 30%, lo que se traduce en una mejora de la calidad del aceite. La acidez mide la cantidad de ácidos grasos libres que hay en el aceite. Cuando menor sea la acidez del aceite de oliva, mayor es su calidad. 

A nivel económico, producir un aceite con menos acidez también tiene efectos sobre su calificación en el mercado y, en consecuencia, sobre el precio de venta en origen. Así, tomando como referencia los precios del Observatorio de Precios de Aceite de Oliva (Infaoliva)un productor podría vender el kilo de aceite con un precio entre un 3 y un 15% más alto en función de la mejora en su calificación.

 

Gráfico 2.- Calidad del fruto en cosecha. Polifenoles totales.

 

Los resultados del mismo ensayo en olivar superintensivo revelan que la aplicación de Seiland en las parcelas tratadas aumentó en un 14% el contenido de polifenoles totales en el fruto (ver gráfico 2). Este dato también es relevante ya que, al tratarse de antioxidantes naturales, los polifenoles protegen a los ácidos grasos del aceite frente a la oxidación y permiten aumentar su calidad.

¿Cuál es tu experiencia? ¿Qué tratamientos empleas para la bioestimulación de olivar superintensivo? Ponte en contacto con nuestros expertos si necesitas más información.