Tecnología Natural

Todas las novedades sobre soluciones y tratamientos naturales para la agricultura están en el blog de Seipasa

Trasplante en fresa: cómo asegurar un buen establecimiento del cultivo


Trasplante en fresa: asegurar el establecimiento del cultivo

El trasplante en fresa representa un proceso clave para el buen desarrollo posterior del cultivo, si bien la primera decisión de alcance que debe tomar el productor pasa por la elección de la variedad adecuada en función de la climatología. 

La fresa es una planta que necesita acumular horas de frío, especialmente en su etapa inicial. En el caso de los viveros de altura, las bajas temperaturas que se registran en los meses de otoño provocan que las plantas entren en un período de reposo vegetativo. 

En el caso de las plantas frescas, el traslado al terreno de asiento definitivo se produce en los meses de octubre o noviembre, justo cuando la fresa ha entrado en ese período de latencia. Ese reposo vegetativo permite que las plantas soporten y superen de forma más adecuada las condiciones y el estrés que provoca el trasplante y todos los procesos que éste conlleva en forma de arrancado, manipulación y traslado.

Antes del trasplante, es recomendable realizar análisis nutricionales y microbiológicos para determinar en qué condiciones se encuentra el suelo. A partir de este momento, el trasplante de la fresa se convierte en una de las fases más decisivas para garantizar el éxito de la cosecha. Asegurar un buen establecimiento es fundamental ya que, tras el trasplante, la planta debe generar nuevas raíces y formar las hojas y ramilletes florales. Debe hacerlo, además, en un punto en el que sus reservas de energía son más escasas. 

Un mal establecimiento en el terreno definitivo después del trasplante puede provocar fallos en el cultivo como crecimiento raquítico de la planta o floración excesivamente temprana, lo que arruinaría el éxito de la cosecha con las consiguientes mermas de producción y rentabilidad para el agricultor.

El cultivo de la fresa es exigente en materia orgánica. En este punto, el fertilizante orgánico Multisei de Seipasa está especialmente indicado para mejorar las cualidades nutricionales de los suelos.

Si nos detenemos en el caso de Huelva, la principal zona productora de berries de España (no en vano el sector de la fresa supone el 8% del PIB de Andalucía), el clima suave del invierno permite que la planta se desarrolle durante estos meses, con un inicio de la producción hacia finales del mes de enero, que se incrementa en los meses posteriores.

Superar el estrés post-trasplante

En ese rango de temperaturas de inviernos suaves, la planta tiene por delante un período prolongado para emitir nuevas raíces y comenzar el proceso de inducción floral. En un contexto de temperaturas excesivamente elevado, las plantas recién trasplantadas podrían emplear demasiada energía en la evapotranspiración y no conseguirían un enraizamiento óptimo, lo que podría derivar en la muerte de la planta.

En el trasplante de fresa es recomendable el empleo de soluciones que ayuden a la planta a superar situaciones de estrés y a asegurar un establecimiento del cultivo. Seiland es una formulación natural desarrollada por Seipasa para activar y promover el desarrollo del sistema radicular. Esa estimulación radicular permite que la raíz explore más terreno en busca de los nutrientes necesarios.

Seiland también estimula la actividad de la flora y la fauna microbiana propia del suelo y fortalece a la planta frente a estreses abióticos. Su formulación natural permite su aplicación en estrategias de producción integrada y ecológica. Además, es de fácil aplicación por fertirrigación.