Seipasa culmina la primera fase de instalación de paneles solares en su planta de producción

1 de septiembre de 2021
Seipasa culmina la instalación de paneles solares en su planta de producción.
Detalle de los paneles solares en la planta de producción de Seipasa en L'Alcúdia, Valencia.

Seipasa, empresa española especializada en el desarrollo y formulación de productos bioinsecticidas, biofungicidas y bioestimulantes para agricultura, ha culminado la primera fase de instalación de paneles solares en su planta de producción de L’Alcúdia, en Valencia. 

Con la entrada en funcionamiento de los nuevos paneles solares, Seipasa se autoabastece en un 50% de energía solar, mientras que el resto de electricidad consumida procede de fuentes renovables. 

De esta manera, la compañía dejará de emitir en 2021 un total de 50 toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que equivale a 2.500 árboles plantados. La directora de Calidad y Medio Ambiente de Seipasa, María del Puig Mora, ha destacado que, con esta nueva instalación, Seipasa cumple con el objetivo de cero emisiones de CO2 procedentes del consumo eléctrico.

“Este nuevo proyecto nace de la estrategia de sostenibilidad de la compañía. Representa un escalón más en el objetivo de reducir nuestra dependencia de la energía eléctrica de producción convencional dentro de nuestro proceso de fabricación. Se trata de una primera fase de instalación adaptada a las necesidades actuales y que prevemos ampliar en el futuro”, ha afirmado Mora.

Ser la solución y no el problema

La directora de Calidad y Medio Ambiente de Seipasa ha reiterado el compromiso de la compañía con las acciones que permitan reducir las emisiones contaminantes y los gases de efecto invernadero: “Frente al calentamiento global, las empresas debemos ser parte de la solución y no el problema. No hay futuro si no cuidamos de la naturaleza y el medio ambiente y, para ello, cada gesto cuenta, por pequeño que sea”.

La instalación de esta primera fase de los paneles solares en la planta de producción Seipasa cumple con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 7 y 13, relativos a la energía no contaminante y a la acción por el clima. Asimismo, este proyecto está alineado con el objetivo fijado por la Unión Europea para 2030, que apunta a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de al menos un 40% con respecto a los valores de 1990.