Nakar™ insecticida natural contra insectos de caparazón blando

Nakar es un insecticida natural que presenta un excelente control por contacto de los insectos de caparazón blando en todos sus estados de desarrollo, tales como pulgones, cochinillas, moscas blancas o ácaros.

La formulación del insecticida natural Nakar está basada en una mezcla de diferentes oleínas vegetales purificadas. La selección óptima de las distintas oleínas permite obtener un producto translúcido y completamente estable en condiciones de bajas temperaturas. Una vez saponificadas, dichas oleínas confieren al producto la capacidad de penetrar y fragmentar la matriz de lipoproteínas de las membranas celulares de los insectos. La disrupción de la membrana provoca la evacuación de los contenidos celulares causando la deshidratación y muerte.

Ventajas del insecticida natural Nakar

  • Insecticida natural que disuelve el exoesqueleto de quitina.
  • Potencia el efecto de los productos de contacto.
  • Maximiza la adherencia de los tratamientos.

Registro y clasificación

Nº de registro
ES-00123
Clasificación toxicológica
  • Exclamación
Atención

H319: Provoca irritación ocular grave.
H335: Puede irritar las vías respiratorias.
EUH066: La exposición repetida puede provocar sequedad o formación de grietas en la piel.
P261: Evitar respirar la niebla de pulverización.
P280: Llevar guantes y prendas de protección.
P304+P340: EN CASO DE INHALACIÓN: Transportar a la víctima al exterior y mantenerla en reposo en una posición confortable para respirar.
P305+P351+P338: EN CASO DE CONTACTO CON LOS OJOS: Aclarar cuidadosamente con agua durante varios minutos. Quitar las lentes de contacto, si lleva y resulta fácil. Seguir aclarando.

MITIGACIÓN DE RIESGOS EN LA MANIPULACIÓN:
El aplicador deberá utilizar guantes de protección química y ropa de trabajo adecuada durante la mezcla/carga y la aplicación manual en invernadero y en instalaciones automatizadas en invernadero. No entrar al cultivo hasta que el producto esté seco. Evitar el contacto con el follaje húmedo durante la aplicación. Para envases de capacidad superior a 20 L, la mezcla y carga debe realizarse en condiciones de transvase cerrado mediante la utilización de un sistema automático de bombeo.

RECOMENDACIONES PARA CASOS DE INTOXICACIÓN O ACCIDENTE:
Medidas básicas de actuación:
Retire a la persona de la zona contaminada. Quite inmediatamente la ropa manchada o salpicada. En contacto con los ojos, lavar con agua abundante al menos durante 15 minutos. No olvide retirar las lentillas. En contacto con la piel, lave con agua abundante y jabón, sin frotar. En caso de ingestión, NO provoque el vómito y no administre nada por vía oral. Mantenga el paciente en reposo. Conserve la temperatura corporal. Controle la respiración. Si fuera necesario, respiración artificial. Si la persona está inconsciente, acuéstela de lado con la cabeza más baja que el resto del cuerpo y las rodillas semiflexionadas. Si es necesario, traslade al intoxicado a un centro sanitario y lleve la etiqueta o el envase. NO DEJE SOLO AL INTOXICADO EN NINGÚN CASO.
Las manifestaciones clínicas que se pueden producir en caso de exposición y/o contacto son:
De irritación a corrosión de ojos, mucosas, tracto respiratorio y gastrointestinal.
Consejos terapéuticos para médicos y personal sanitario:
En caso de ingestión, valorar la realización de endoscopia.
Contraindicación: Jarabe de Ipecacuana y Neutralización. Tratamiento sintomático.
EN CASO DE ACCIDENTE O MALESTAR, ACUDA INMEDIATAMENTE AL MÉDICO O LLAME AL INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGIA, Teléfono (91) 562 04 20. En
ambos casos, tenga a mano el envase o la etiqueta.
A FIN DE EVITAR RIESGOS PARA LAS PERSONAS Y EL MEDIO AMBIEMTE, SIGA LAS INSTRUCCIONES DE USO.
H412: Nocivo para los organismos acuáticos, con efectos nocivos duraderos.
P273: Evitar su liberación al medio ambiente.
P501: Eliminar el contenido del recipiente de conformidad con la normativa nacional sobre residuos peligrosos.
Spe3: Para proteger los organismos acuáticos, respétese sin tratar una banda de seguridad de 5 m hasta las masas de aguas superficiales.

GESTIÓN DE ENVASES:
NO CONTAMINAR EL AGUA CON EL PRODUCTO NI CON SU ENVASE (No limpiar el equipo de aplicación del producto cerca de aguas superficiales/Evítese la contaminación a través de los sistemas de evacuación de aguas de las explotaciones o de los caminos). Enjuague enérgicamente tres veces cada envase que utilice, vertiendo el agua de lavado al depósito (del pulverizador). Entregar los envases vacíos o residuos de envases bien en los puntos de recogida establecidos por los sistemas colectivos de responsabilidad ampliada (SIG) o directamente en el punto de venta donde se hubiera adquirido si dichos envases se han puesto en el mercado a través de un sistema de depósito, devolución y retorno. Este envase, una vez vacío después de utilizar su contenido, es un residuo peligroso, por lo que el usuario está obligado a entregarlo en los puntos de recepción del Sistema Integrado de Gestión SIFGITO.