Tecnología Natural

Todas las novedades sobre soluciones y tratamientos naturales para la agricultura están en el blog de Seipasa

Oídio y mildiu de la vid: cómo, cuándo y por qué aplicar los tratamientos para combatirlos


Oídio y mildiu de la vid: tratamientos para combatirlos

Ataque de mildiu y oídio en viña


El oídio y mildiu de la vid son dos de las enfermedades más comunes que afectan a este cultivo. Se trata de hongos fitopatógenos que se desarrollan con gran facilidad cuando encuentran las condiciones ambientales para hacerlo. Estos hongos devalúan la calidad de la uva, complican el proceso de vinificación y pueden llegar a provocar importantes pérdidas económicas en la cosecha. 

Los factores climáticos son decisivos para la aparición de estos agentes, por lo que la prevención y la actuación rápida se convierten en esenciales para detener la propagación del oídio y mildiu de la vid. Determinados rangos de temperatura y humedad relativa son propicios para la aparición de la enfermedad, si bien las infecciones más severas de oídio en viña se producen en climas secos mientras que el mildiu necesita lluvia para desarrollarse.

El oídio de la vid (Erysiphe necator, Uncinula necator) se desarrolla en un rango de temperaturas de 20-27°C y una humedad relativa entre el 40 y el 80%. Temperaturas por encima de 30°C dificultan su desarrollo, mientras que a partir de los 35°C se inhibe la germinación. El mildiu de la vid (Plasmopara viticola), en cambio, encuentra su escenario ideal en un entorno de lluvia superior a los 10 L/m2 y en rangos de temperatura por encima de los 12°C. El mildiu se inicia en primavera, y el riesgo es todavía mayor si a una primavera calurosa y húmeda le sigue un verano con lluvia abundante. 

Tanto el oídio como el mildiu de la vid atacan a todos los órganos de la planta, con síntomas que pueden ser visibles en hojas, tallos y racimos. En el caso del oídio de la vid, por ejemplo, la infección de los racimos puede producirse en un estadio especialmente sensible como es la floración, con la aparición de un característico polvo blanquecino. 

En el mildiu de la vid, los síntomas más evidentes son similares a pequeñas manchas de aceite en la hoja que, en la parte del envés se tornarán blanquecinas con un aspecto algodonoso. Si el ataque de mildiu es fuerte, los daños pueden provocar desde la desecación y caída de las hojas hasta la pérdida total o parcial del fruto.

Tratamientos para combatir el mildiu y oídio de la vid

Si nos encontramos en época de desarrollo de la enfermedad, marcada por la presencia de las condiciones ambientales descritas anteriormente, es necesario aplicar tratamientos para combatir la enfermedad. En función de sus características y momento de aplicación, los fungicidas se pueden dividir en preventivos y curativos. También existen prácticas culturales de carácter agronómico (poda en verde, control de riego, conducción en espaldera…) que pueden contribuir a evitar la aparición del hongo.

Seipasa dispone de un catálogo de soluciones biofungicidas desarrolladas bajo su modelo de tecnología natural. Basei 2C es un biofungicida de acción curativa para el control del oídio de la vid (Uncinula necator). Ejerce una acción secante gracias al bicarbonato de sodio. Los iones de carbonato y bicarbonato se disocian en la zona foliar y ejercen una presión osmótica directa que daña las paredes celulares de las conidias e hifas, provocando su colapso y muerte. 

La formulación de Basei 2C incorpora tensioactivos que facilitan su disolución y adherencia a la planta. Además, este biofungicida para el control del oídio de la vid no deja residuos en la cosecha y no interfiere en la vinificación, por lo que no tiene efectos organolépticos en el vino.

Septum es otra de las alternativas biofungicidas de Seipasa para el control oídio (Erysiphe necator)  y mildiu de la vid (Plasmopara viticola). Una de las claves del producto radica en su formulación, donde las moléculas clave procedentes del extracto de Equisetum están aisladas y en la proporción equilibrada para asegurar la máxima alta eficacia.

A partir de su contenido en fenoles, saponinas flavonoides y ácido silícico, Septum ejerce una acción preventiva que proporciona estabilidad estructural a las células vegetales y resistencia mecánica frente a la propagación de hongos, además de desencadenar respuestas fisiológicas de defensa. 

Este biofungicida para el control del oídio y mildiu de la vid también ejerce una acción curativa que provoca la ruptura y deshidratación de los tejidos fúngicos. Desarrollado a partir del modelo de tecnología natural de Seipasa, Septum no deja residuos en la cosecha y es compatible con estrategias de producción orgánica, gestión integrada de plagas y convencional.

La tercera de las alternativas de Seipasa para el control de mildiu (Plasmopara viticola) y oídio (Erysiphe necator) de la vid es Basei LEC. Se trata de un biofungicida de acción preventiva que actúa formando una capa de lípidos naturales que cubren los órganos vegetales. Su alta reactividad con los patógenos ayuda a inactivarlos e impide la propagación de hongos sobre los cultivos. 

A pesar de la prevalencia y las consecuencias negativas del oídio y mildiu de la vid, es fundamental estar alerta tanto de las condiciones meteorológicas como de los signos que puede mostrar la planta para actuar con rapidez. En todos los casos, la prevención es la mejor aliada del agricultor.